02/02/2016

¿Por qué es bueno tener un gato como animal de compañía?

Relacionarnos con animales supone numerosos beneficios para nuestra salud que cada vez más estudios científicos avalan y confirman. Acercarnos, tocarlos, jugar con ellos… son actitudes que pueden ayudar a mejorar nuestra calidad de vida, especialmente en niños, ancianos, embarazadas, y personas más vulnerables. Convivir con animales y tener una mascota en casa puede ser muy beneficioso para nosotros, ya que pueden ayudar a prevenir alergias en niños, evitar infecciones respiratorias, combatir el estrés y mejorar nuestro estado de ánimo.

Así que, amantes de los animales, estamos de suerte ¡ya tenemos una razón más para tener una mascota en casa!

Preparando la llegada del gatito

 

Tener un perro o un gato es considerado como medicina preventiva, mejora nuestra salud física y mental, y nos aporta numerosos beneficios a nivel social. En concreto los gatos siempre han tenido una consideración especial, ya que desde sus origines se le otorgó una categoría de divinidad.

Hoy te vamos a contar porqué comprar un gato es la mejor opción si quieres tener una nueva mascota en casa.

1. Ayudan a prevenir enfermedades cardiacas.

Según un estudio de 2008 de la Universidad de Minnesota, tener un gatito reduce las probabilidades de sufrir un ataque al corazón. Los gatos mantienen nuestro corazón sano y feliz.

 

2. Nos dan mucha paz y tranquilidad

Los gatos son animales muy tranquilos y dormilones, y esa calma y sosiego son capaces de transmitirlas a sus dueños para conseguir que estos se relajen también. A los gatos le encanta echarse una siesta, así que aprovecha tu también ese momento y échate una cabezada con él. Está demostrado que una pequeña siesta de unos 20 minutos puede activar nuestra memoria, productividad, creatividad y buen humos en general.

 

 3. Sus ronroneos ayudan a calmar el estrés

El ronroneo de los gatos ayuda a calmar los nervios, así como a reducir la presión arterial. Además, este sonido característico de los felinos tiene un efecto positivo en nuestro estado de ánimo, promoviendo el buen humor, y aportando seguridad y confianza.

 

4. Tenemos risas aseguradas con ellos

Que los vídeos de gatitos se hayan puesto tan de moda últimamente no es casualidad. La actitud exploradora e inquieta de los gatos, sumada a su inexperiencia con objetos que para nosotros son cotidianos, hacen que los percances y travesuras de estos monos gatitos nos parezcan entrañables y nos hagan entrar en un ataque de risa.

 

5. Nos enseñan la importancia de ser cautos en nuestras decisiones

Si hay algo que caracteriza a los gatos es su forma de observar antes de tomar ninguna decisión. Al contrario que ocurre con otros animales, los gatos piensan deliberadamente las consecuencias de cada decisión que van a tomar. Así, un gatito no se lanzará a la mínima detrás de cualquier objeto que le llame la atención, sino que primero se parará a observar la situación y decidir. Son animales reflexivos y estrategas.

 

6. Pueden ayudar a las personas con autismo a comunicarse

Está demostrado que muchas personas con autismo sienten una conexión especial con estos animales. Estar con un gatito les ayuda a sentirse más tranquilos y en confianza, lo que les ayuda a sociabilizar y comunicarse con más facilidad. En un estudio realizado en Francia en 2012 se relacionó las caricias a estos animales con el aumento en la producción de oxitocina, una hormona que aumenta los sentimientos de confianza y amor.

 

7. Ayudan a luchar contra la depresión

Acariciar el suave lomo de nuestro gatito no solo nos ayuda a relajarnos, sino que también mejora nuestro estado de ánimo y sirve como distracción positiva para los que sufren depresión. Además de su compañía, tener una mascota nos ayuda a seguir una rutina, tener una responsabilidad y activarnos socialmente. Los gatos son especialmente beneficiosos en este sentido por su carácter tranquilo y pacífico que nos pueden contagiar.

 

8. Nos hacen sentirnos muy queridos y acompañados

Uno de los mayores beneficios que nos aporta convivir con una mascota en casa es que suprimen la sensación de soledad y nos hacen sentirnos acompañados, escuchados y hasta comprendidos.

 

9. Se adaptan fácilmente y no requieren excesivos cuidados

Debido a su carácter independiente y autónomo, la atención que un gato requiera de nosotros es mucho menor que si lo comparamos con un perro a quienes hay que pasear tres veces al día, bañar con más asiduidad, etc. Además, los gatos se adaptan a casi cualquier entorno y espacio, no necesitan de un gran jardín para correr, ni de un apartamento amplio. Estará a gusto sea como sea nuestro hogar, siempre que tenga su propio espacio para descansar. Si convivimos con otras mascotas, no habrá problema en este sentido. Una vez que se habitúe a este, lo tratará con cariño y delicadeza.

 

Preparando la llegada del gatito

 

Si después de conocer todos estos datos positivos sobre tener un gatito en casa, no puedes resistirte a tener el tuyo, te invitamos a que conozcas todas las razas de gato que tenemos para ti en Portal del Criador.

¡No lo pienses más y corre a achuchar a tu lindo gatito!