24/02/2016

¿Cómo debo cuidar a mi cachorro?

La llegada de un cachorro a casa es siempre motivo de alegría, se trata de un momento emocionante en el que adoptamos a un nuevo miembro de la familia que pasará con nosotros muchos años, compartiendo todas las etapas de su vida y de la nuestra.

Para empezar con buen pie, es necesario tener en cuenta una serie de cuidados para el cachorro para establecer los límites desde el primer momento y crear un ambiente agradable junto a la mascota en el entorno familiar. Con esta guía aprenderás fácilmente algunas pautas para saber cómo cuidar a un cachorro en su llegada a casa.

Cuidados del cachorro:

  • Hagamos que nuestra casa sea un lugar seguro para un cachorro. Explorarán todo y más, por lo que es recomendable evitar que haya a su altura objetos muy delicados que puedan romperse, productos de limpieza que puedan ser tóxicos o simplemente un cubo de la basura sin tapar o demasiado ligero como para que puedan volcarlo con un golpe.

 

  • Escoge un espacio para tu perro, en el que pueda tumbarse en su cama, donde situar el pienso y el agua o alguno de sus juguetes (trata de comprar los recipientes de la comida y el agua de acero inoxidable). Así desde un primer momento reconocerá su espacio y se encontrará cómodo en él. La cocina o el salón pueden ser los espacios perfectos, ya que es donde durante el día transitamos más habitualmente y se sentirá acompañado.
  • Otro de los consejos más importantes en cuanto a cuidados de los cachorros es la alimentación. Se recomienda escoger según su edad, estilo de vida y raza. Los perros de razas pequeñas necesitan alimento para cachorros hasta los 12 meses, los perros medianos hasta los 15 meses y los grandes hasta los 18 meses, pues su crecimiento lleva más tiempo.

    La frecuencia entre las comidas debe ser de 3 veces al día entre los 2 y 8 meses, dejando la comida unos 20 minutos para que no se acostumbre a poder comer durante todo el día. A partir de los 8 meses, el cachorro podrá comer dos veces al día (mañana y noche).

 

  • Hazte con un kit para el aseo de tu cachorro. No es necesario mucho, con un peine adecuado, champú y acondicionador específico para la raza y unas toallas será suficiente para empezar. En su aspecto y su pelo se verá reflejado cómo cuidamos a nuestro cachorro. Con bañarlo una vez al mes será suficiente.
  • Si aún no lo has hecho, toca visita al veterinario. Allí podrán resolver las dudas que tengas sobre la raza en especial que sea tu cachorro, le pondrán las vacunas, así como un collar protector ante parásitos y garrapatas. Además podrás adquirir un collar y una correa para sacarle de paseo.
  • Paséalo al menos 3 veces a la semana durante 20 minutos, y complementa esta rutina con salidas breves. No le hagas paseos largos a cachorros porque se cansan más fácil, y no lo hagas correr inmediatamente después de haber comido porque esto podría provocar problemas digestivos.

 

  • Por último, la parte más vital de los cuidados de los cachorros. Educa a tu cachorro, enséñale con reforzamiento positivo (dándole premios por buen comportamiento) dónde hacer sus necesidades, si hay lugares en la casa a los que no puede entrar, en definitiva, ponle límites. El Labrador o el Pastor Alemán son algunas de las mejores razas para adiestrar. Los cachorros absorben todo lo que les rodea y aprenden rápido, socializarles con otros perros hará más fácil su aprendizaje. Los perros deben saber quién domina en el hogar, respetar a sus dueños y esto se consigue a base de paciencia y trucos. Aquí puedes consultar consejos sobre cómo mantener calmado a tu perro en casa.