27/10/2015

Razas de Gatos: British Shorthair

Como su propio nombre ya nos deja entrever, la raza de gatitos British Shorthair, o “pelicorto inglés”, se caracterizan por un pelo corto y suave, que le otorga esa apariencia de osito de peluche achuchable. Se dice que esta raza de gatos puede ser las más antigua de origen inglés. Y es que los primeros ejemplares surgieron del cruce de los gatos que los romanos llevaron a Gran Bretaña con los autóctonos de la isla. En el siglo XIX esta raza gozaba de gran popularidad, pero por desgracia, años más tarde, las I y II Guerra Mundial provocaron que la población de gatitos British Shorthair se redujera considerablemente. Para remediar esto, los criadores comenzaron a recuperar la raza cruzándolos con otros gatos de características relativamente similares, como los Persa. De esta cría selectiva nacieron British Shorthair más robustos y también algunas camadas de pelo largo que dieron lugar a una nueva raza denominada British Longhair. Aunque esta “raza” no es reconocida por algunos organismos como la Féderation Internationale Féline (FIFe).

 

 

Si estás pensando en comprar un gatito British Shortair, debes saber que los   cuidados que necesita esta raza no son necesariamente complejos, al igual que ocurre con el resto de gatos de pelo corto. Aunque sí que es cierto que debes prestar especial atención a su alimentación, tanto en la calidad como en la cantidad que ingiere, ya que se trata de una raza con cierta tendencia al sobrepeso. Además, su gusto por la comida hace que no dedique demasiado tiempo a masticar, lo que puede causar problemas buco-dentales. Es importante que le demos un pienso que se adapte a su comportamiento, le obligue a masticar para ralentizar la velocidad de ingesta y cuide su aparato digestivo, como el pienso especial para British Shortair de Royal Canin.

 

Otro aspecto a tener en cuenta con estos gatitos, desde que son unos cachorros hasta que se hacen adultos, es el cuidado de su pelo. Al tener un pelaje tan espeso y compacto, necesita de cepillados frecuentes para eliminar el pelo muerto y asegurarnos que se mantiene suave y sedoso, y libre de parásitos externos. Si hablamos del pelo de los British Shorthair, encontramos una gran cantidad de variedades de color que otorgan a esta raza ese aspecto majestuoso. Desde los colores monocromáticos como el blanco, negro o el codiciado azul, llegamos a variantes más exóticas dadas por la combinación del blanco con colores como negro, azul, rojo, crema, chocolate o lila.

 

 Respecto a su carácter, al contrario que otros felinos, los British Shorthair son gatos que prefieren estar en compañía, tanto de sus dueños como de otros animales, y además son muy cariñosos y juguetones. Esta combinación de docilidad y carácter inquieto lo convierten en el compañero perfecto para niños y adultos. A parte de estas semejanzas comunes a toda la raza, los criadores opinan que dependiendo del color de su pelaje, su carácter puede variar ligeramente. Así, afirman que los gatos azules son algo testarudos, los grises tienen un carácter sensible y los de aspecto atigrado son especialmente alegres y juguetones.

 

En resumidas cuentas, si lo que estás buscando es un gatito dulce y tranquilo, pero juguetón y que se adapte fácilmente a cualquier entorno, los gatos British Shorthair son tu raza.