SIBERIANO

 ORÍGEN

Hay una leyenda que versa sobre los gatos Siberianos encargados de vigilar el paso de intrusos en los monasterios rusos. También es sabido que el régimen soviético prohibía tener animales de compañía por eso los granjeros de la zona mantenían a este gato en “secreto”. En 1987 data el primer pedigree en Rusia, por lo que tardó en hacerse oficial la raza de gato Siberiano como hoy en día se le conoce. Una vez que asistió a la primera exposición felina de Moscú, se coronó como un símbolo nacional de su país natal. Con el paso de los años se fue introduciendo en el resto de Occidente.

 CARÁCTER

Dado sus antepasados salvajes, estos gatos Siberianos necesitan salidas al exterior donde apagar sus energías y sus ganas de cazar. Serán felices si tienen un sitio donde trepar. Son tremendamente cariñosos lo que le convierte en un excelente compañero de niños y otras mascotas. Son gatos tranquilos pero no del todo sumisos.

 MORFOLOGÍA

El gato de raza Siberiano es un gato con un cuerpo robusto y grande. Tiene unas patas de largura media y bien musculosas. Los pies son redondos con mechones de pelo entre los dedos. Su pelaje es largo y abundante en zonas localizadas como cuello y patas traseras. En el resto del cuerpo tiene un pelaje semi-largo y brillante. Tiene una cabeza de tamaño mediano con unas orejas grandes puntiagudas.

 COLORES

El manto del gato Siberiano puede ser de gran variedad de colores exceptuando: canela, chocolate, lilac y fawn.

 CONSEJOS PARA EL CRIADOR

El criador de esta raza de gato debería tener en cuenta que lo único que va a necesitar aportar al gato es una dosis casi diaria de cepillado (para mantener el pelaje desenredado y brillante) y un baño en seco cada 6 meses máximo.

Siberiano

Criadores de esta raza

Camadas de la raza Siberiano

No hay camadas de esta raza.

Progenitores de esta raza